jueves, 21 de septiembre de 2017

Un 21 de septiembre...

Se conmemoran el Día Mundial de la enfermedad de ALZHEIMER, el  Día Internacional de la PAZ y el Día del ARTISTA PLÁSTICO.

El ALZHEIMER es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro en la capacidad de conocer y reconocer así como en trastornos de conducta. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que mueren las células nerviosas (neuronas) y se atrofian diferentes zonas del cerebro.
 La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años, aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico.
El papel que juega el cuidador del sujeto con alzhéimer es fundamental, aun cuando las presiones y la demanda física de esos cuidados pueden llegar a ser una gran carga personal.
Me ha llegado al alma un cuento que corre por las redes en las que un anciano va a urgencias y pide que le curen deprisa porque tiene que ir a ver a su mujer, que está ingresada con alzheimer. Le dice la enfermera:
-¿Por qué esa prisa si ella no sabe quién es usted?
- Porque yo sí sé quién es ella.

Día Internacional de la PAZ
La Asamblea General ha declarado esta fecha día consagrado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos como entre los miembros de cada uno de ellos.
Este año la campaña se titula «Juntos por la paz: Respeto, seguridad y dignidad para todos» siguiendo el espíritu de JUNTOS, una iniciativa mundial cuyo objetivo es que las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de una vida mejor disfruten del respeto y la seguridad y vivan dignamente.
 JUNTOS se lanzó durante la Cumbre para Refugiados y Migrantes celebrada el 19 de septiembre de 2016 y reúne a todo el sistema de las Naciones Unidas, los 193 Estados Miembros, el sector privado, la sociedad civil. las instituciones académicas y la ciudadanía para apoyar la diversidad, la no discriminación y la aceptación de los refugiados y migrantes.


 Día del ARTISTA PLÁSTICO
Incluidas dentro de las Bellas Artes, el término 'ARTES PLÁSTICAS' aparece a principios del siglo XIX para referirse a la pintura, la escultura, el dibujo, la arquitectura, el grabado, la cerámica, la orfebrería, la artesanía y la pintura mural, y así diferenciarlas de otras ramas de las bellas artes como la literatura o la danza.
A mediados del siglo XX se comenzó a utilizar el término artes visuales, que engloba el de artes plásticas y todos los nuevos medios. Las artes visuales añaden otros recursos como puede ser el sonido, el video, la informática, la electrónica, etc., para crear obras o propuestas artísticas como en el happening, el performance, las instalaciones o las intervenciones, entre otras. Con este nuevo concepto se pretende ampliar el abanico de medios para la elaboración de las obras artísticas, más allá de los materiales utilizados tradicionalmente por las artes plásticas.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net
http://youtube.com/user/academiamarian
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha

- de 1891, Manuel ROMERO, dramaturgo, letrista y cineasta argentino fallecido un 3 de octubre de 1954.
Escribió más de 180 piezas teatrales, la primera de las cuales fue Teatro breve en 1919, con la colaboración de Ivo Pelay. En 1922 dirigió su obra más conocida y exitosa, El bailarín del cabaret.
Dirigió más de 50 películas en total, la mayoría de las cuales según su propio argumento y compuso la música. Se trataban de películas sencillas, con temática sobre el tango: rodaba rápidamente con el sólo afán de terminar la producción, y recibió el rechazo de la crítica y el público selecto.
Entre sus guiones: Los muchachos de antes no usaban gomina (1937), La muchacha del circo (1937), El tesoro de la isla Maciel (1941) y La calle Corrientes (1943).

Patotero, rey del bailongo
 patotero sentimental,
 escondes bajo tu risa
 muchas ganas de llorar. 
 Ya los años se van pasando,
 y en mi pecho no entra un querer,
 en mi vida tuve muchas, muchas minas, 
pero nunca una mujer... 
Cuando tengo dos copas de mas, 
en mi pecho comienza a surgir,
 el recuerdo de aquella fiel mujer
 que me quiso de verdad y que ingrato abandone... 
 De su amor, me burle sin mirar, 
que pudiera sentirlo después, 
sin pensar que los años al correr 
iban crueles a amargar a este rey del cabaret. 
 Pobrecita como lloraba 
cuando ciego la eche a rodar,
 la patota me miraba, y ... 
no es de hombre el aflojar. 
Patotero, rey del bailongo 
siempre de ella te acordaras
 hoy reís, pero en tu risa,
solo hay ganas de llorar. ('Patotero sentimental'.Tango incluido en El bailarín de cabaret).

- de 1899, José PEDRONI, poeta argentino. Gran Premio de Honor de la SADE 1967, falleció un 4 de febrero de 1968. Su lugar de residencia durante la mayor parte de su vida fue en la ciudad de Esperanza ( colonia de inmigrantes de origen suizo, alemán, francés, belga y luxemburgués, fundada en el año 1856), en la misma provincia de Santa Fe, su ciudad adoptiva y en la cual escribe la mayor parte de su obra poética.
Sus primeros poemas los publica en 1920 y entre su fecunda obra poética corresponde destacar "La gota de agua" (1923), "Gracia plena" (1925), "Poemas y palabras" (1935), "Diez Mujeres" (1937), "El pan nuestro" (1941), "Nueve cantos" (1944), "Monsieur Jaquín" (1956), "Cantos del hombre" y "Canto a Cuba" (1960),"La hoja voladora" (1961) y "El nivel y su lágrima" (1963).

Cuando me ves así, con estos ojos
que no quieren mirarte,
es que al oírte hablar pienso en la lluvia
sin dejar de escucharte.
Porque tu voz, amiga, como el agua
rumorea el amor,
y pensando en la lluvia me parece mejor,
que te escucho mejor.
Cuando me ves así, con estos ojos
que te miran sin verte,
es que a través de ti miro a mi sueño,
sin dejar de quererte.
Porque en tu suave transparencia tengo
un milagroso tul,
con el cual, para dicha de mis ojos,
todo lo veo azul.
('Cuando me ves así')

- de 1902, Luis CERNUDA, poeta y crítico literario español, miembro de la llamada Generación del 27.
Empieza a estudiar Derecho en la Universidad de Sevilla en 1919, siendo uno de sus profesores Pedro Salinas, quien le ayudó con sus primeras publicaciones.
En 1925 conoce a Juan Ramón Jiménez y publica sus primeros poemas en Revista de Occidente. En 1926 viaja a Madrid; colabora en La Verdad, Mediodía y Litoral, esta última la revista malagueña del matrimonio formado por Manuel Altolaguirre y Concha Méndez, a los que siempre le unirá una gran amistad, incluso en el exilio mexicano. Lee a los surrealistas franceses, y le influyen en especial Pierre Reverdy y Paul Éluard; a este último lo traducirá más tarde.
En 1927 publica su primer libro lírico, Perfil del aire en la imprenta malagueña de Prados y Altolaguirre, pero es atacado por Juan Ramón Jiménez, quien considera a este libro demasiado influido por Jorge Guillén; esto no se lo perdonará nunca Luis Cernuda.
Se traslada luego a Madrid en 1929 y allí, desde 1930, trabaja en la librería de León Sánchez Cuesta, asiste a diversas tertulias en compañía de Vicente Aleixandre y de Federico García Lorca. Este último le presenta (1931) a un joven actor gallego llamado Serafín Fernández Ferro y Cernuda se enamora de él; pero éste sólo le corresponde cuando necesita dinero. Este amor insatisfecho inspirará sus libros Donde habite el olvido y Los placeres prohibidos.
Gerardo Diego lo incluye en su Antología (1932) y, concluida su relación con Serafín, Cernuda se involucra en el proyecto de las 'Misiones pedagógicas', primero en la sección Bibliotecas y luego en el Museo ambulante. Con ellos recorre los pueblos de Castilla y Andalucía y colabora además en la revista Octubre de Rafael Alberti (1933). Al año siguiente publica Donde habite el olvido. Colabora en la revista Cruz y Raya de José Bergamín y publica en ella sus traducciones de Hölderlin (1934).
En 1936, poco antes de estallar la Guerra Civil, interviene en el homenaje a Valle-Inclán y publica la primera edición de su obra poética completa hasta entonces, bajo el título de La realidad y el deseo.
Se entera del asesinato de Federico García Lorca y le escribe una sentida elegía, "A un poeta muerto (F. G. L.)", cuyos dos últimos párrafos fueron censurados.

Halle tu gran afán enajenado
el puro amor de un dios adolescente
entre el verdor de las rosas eternas;
porque este ansia divina, perdida aquí en la tierra,
tras de tanto dolor y dejamiento,
con su propia grandeza nos advierte
de alguna mente creadora inmensa,
que concibe al poeta cual lengua de su gloria
y luego le consuela a través de la muerte.



En 1955 su figura es reivindicada en España por un grupo de jóvenes poetas cordobeses, el Grupo Cántico, lo que supone para él una gran satisfacción; en 1956 emprende la redacción de los primeros poemas de Desolación de la Quimera y en 1957 se imprimen los Poemas para un cuerpo y sus Estudios sobre poesía española contemporánea.
Entre 1962 y 1963 vuelve a impartir un curso en Los Ángeles y el 5 de noviembre  de ese año fallece en la Ciudad de México y es enterrado pocos días después en la sección española del Panteón Jardín.
 En 1985 se editó su única obra de teatro, La familia interrumpida.



- de 1907, Juan ALCAIDE, poeta español recordado aquí en su obituario, un 12 de julio de 1951.

  En 1930 publicó Colmena y pozo, su primer libro de poemas, costeado por suscripción popular e ilustrado por el pintor Gregorio Prieto.
Pasó la Guerra Civil en el bando republicano y destinado en Valdepeñas y Almadén, escribiendo poemas y prosas de circunstancia para las revistas del frente. Un mes antes del estallido de la contienda publicó en Madrid La noria del agua muerta, un libro de poemas donde son temas principales el paisaje manchego y el amor a una mujer, al que seguiría en 1938 un homenaje a Federico García Lorca, Mimbres de pena, publicado en Buenos Aires.
Lleno de tribulaciones y de un angustioso deseo de redención ante los ojos de sus inquisidores publicó Ganando el pan en 1942, su libro más polémico y discutido. Por esos años, su poesía deriva hacia una cierta angustia religiosa y existencial, sin dejar por ello de ser fiel a la influencia de Antonio Machado, a la que habría que sumar también la de Miguel de Unamuno.
 En 1945 publicó los Poemas de la cardencha en flor y en 1947 los de La trilogía del vino.
Tras esa fecha han aparecido algunas antologías (1954, 1973 y 1976), una comedia, Lo que se lleva el camino, rescatada por Luis de Cañigral en 1980, y, por fin, su Poesía completa, editada por la Biblioteca de Autores Manchegos en 1993.
Un libro póstumo, La octava palabra, fue editado por Emilio Ruiz Parra en Jaén, 1953. Con motivo del cincuentenario de su muerte, la Asociación de Amigos de Juan Alcaide, fundada en 1994 para difundir la obra del poeta valdepeñero, publicó otro libro inédito, Íntimo trébol, en 2001

La voz del agua sin vida
es la que empieza a sonar;
en cangilones de versos,
cantando y contando, va…
¡Ay, si el instante que canta
Contara una eternidad!
“A la una
Dio la mula.
A las dos,
El cangilón.
A las tres…”
Y el primer verso
Comiénzase a derramar…
(¡A las tres! Sí, como entonces:
Las tres…, una tarde… ¡Ya!)
(En 'La noria del agua muerta')


- de 1918, Juan José ARREOLA, escritor, actor y narrador mexicano fallecido un 3 de diciembre de 2001. Comenzó su carrera de escritor a los 31 años.
En 1952 apareció la que muchos consideran su primera gran obra, "Confabulario". En 1955 recibió el Premio del Festival Dramático del Instituto Nacional de Bellas Artes. En 1963, año en que recibió el Premio Xavier Villaurrutia, salió a la luz otra de sus grandes obras, la novela "La feria". En 1964 dirigió la colección "El Unicornio" y comenzó a enseñar en la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1972 se publicó "Bestiario", que completaba la serie empezada en 1958 con "Punta de plata". En 1979 recibió el Premio Nacional en Lingüística y Literatura, en la Ciudad de México. En 1992 recibió el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, que se concede al conjunto de una producción literaria, y se entrega en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En 1995 recibió el Premio Internacional Alfonso Reyes y en 1998 el premio Ramón López Velarde.

Lo que hace Genaro es horrible. Se sirve de armas imprevistas. Nuestra situación se vuelve asquerosa.
Ayer, en la mesa, nos contó una historia de cornudo. Era en realidad graciosa, pero como si Amelia y yo pudiéramos reírnos, Genaro la estropeó con sus grandes carcajadas falsas. Decía: “¿Es que hay algo más chistoso?” Y se pasaba la mano por la frente, encogiendo los dedos, como buscándose algo. Volvía a reír: “¿Cómo se sentirá llevar cuernos?” No tomaba en cuenta para nada nuestra confusión.
Amelia estaba desesperada. Yo tenía ganas de insultar a Genaro, de decirle toda la verdad a gritos, de salirme corriendo y no volver nunca. Pero como siempre, algo me detenía. Amelia tal vez, aniquilada en la situación intolerable.
Hace ya algún tiempo que la actitud de Genaro nos sorprendía. Se iba volviendo cada vez más tonto. Aceptaba explicaciones increíbles, daba lugar y tiempo para nuestras más descabelladas entrevistas. Hizo diez veces la comedia del viaje, pero siempre volvió el día previsto. Nos absteníamos inútilmente en su ausencia. De regreso, traía pequeños regalos y nos estrechaba de modo inmoral, besándonos casi el cuello, teniéndonos excesivamente contra su pecho. Amelia llegó a desfallecer de repugnancia entre semejantes abrazos.
(Fragmento del cuento 'El Faro').

 - de 1942, LUIS MATEO DÍEZ, escritor español.Entre 1963 y 1968, participó en la redacción de la revista poética Claraboya. Por ese entonces aparecieron sus primeros poemas, que fueron reunidos en 1972 en Señales de humo. Sin embargo, su creación lírica fue efímera y dejó paso definitivamente a la ficción narrativa.
Su primer libro de cuentos, Memorial de hierbas, apareció en 1973 y su primera novela, Las estaciones provinciales, casi 10 años más tarde, en 1982. A estas le han seguido títulos reconocidos como La Fuente de la Edad (1986) o La ruina del cielo (2000; ambas Premio Nacional de Narrativa y el Premio de la Crítica).
  Fue elegido miembro de la Real Academia Española el 22 de junio de 2000 y tomó posesión del sillón "I" el 20 de mayo de 2001. Es patrono de honor de la Fundación de la Lengua Española.

Con frecuencia me acuerdo de un viejo escritor de provincias que siempre caminaba presuroso y se quitaba de encima a quienes le saludaban o requerían en la calle con la misma y tajante disculpa: las palabras no esperan, llego un minuto tarde y ya se han ido, son así de caprichosas, tenéis que perdonarme.
La calle era para él un lugar de tránsito, el espacio de ida y vuelta entre su casa y el Café Odesa, donde discurría la mayor parte de su jornada en un rincón cercano al ventanal. Allí escribió mucho más de lo que llegó a publicar, probablemente muchísimo más de lo que quienes le conocimos pudimos imaginar, ya que sus horas en el Odesa se contaban por miles cuando murió, y lo que pudo faltarle de ambición literaria lo sufragó sobradamente con su condición de escritor avaricioso, de los que jamás permitieron que se les fueran las palabras.
Había un camarero en el Odesa que le hizo el retrato despiadado cuando falleció: nadie las castigó tanto después de perseguirlas sin tregua, era un maltratador y, como bien puede comprobarse en sus escritos, echó a perder cuantas palabras pudo, pues nadie las usó de peor manera. 
 (Fragmento de 'La voluntad de las palabras', crónica en el diario ElPais; enero, 2005)

Fallecidos en esta fecha 
- de  1963, PAULINO MASIP, narrador, autor dramático y guionista cinematográfico español de la Generación del 27. Antes de la Guerra Civil estrena Dúo y sus obras posteriores, las comedias La frontera (1934) y El báculo y el paraguas (1936) son representadas en el Teatro Cervantes y el Teatro de la Zarzuela. Durante la contienda abandona Madrid, se instala en Valencia y, finalmente, en Barcelona, donde dirige La Vanguardia entre 1937 y 1938. Ese mismo año es nombrado agregado de prensa en París por el ministro de Asuntos Exteriores. El Gobierno de México costea su viaje y el de su familia al exilio, en mayo de 1939, junto a otros once intelectuales como José Bergamín. En la travesía escribe Cartas a un español emigrado.
En México alternó el teatro, la novela y el relato corto con la escritura de guiones cinematográficos, la adaptación y traducción de textos. También posee obra en verso. en esta etapa la literatura pasó a un segundo lugar; no en vano Max Aub afirmó que se lo había tragado el cine porque, dramaturgo y periodista de prestigio, novelista prometedor, se consagró ya casi con total exclusividad a ser guionista y dialoguista cinematográfico, lo que alternará con sus críticas en Cinema Reporter.
Para el cine mexicano escribió Masip más de cincuenta guiones, a juicio de Román Gubern, desde 1941.

Para ti, para mí, amigo mío y para los miles de hermanos que nos acompañan, América no es, ni ha de ser asilo provisional y mendicante, bueno como refugio para esperar que pase una tormenta. Si alguien así lo tomara traicionaría doblemente sus deberes de español. Hemos venido a América –el alma polivalente de España lo permite y lo impone– para ser americanos, es decir mexicanos en México, chilenos en Chile, colombianos en Colombia, venezolanos en Venezuela, cubanos en Cuba, y rogamos que nos lo dejen ser porque esta es nuestra mejor manera de ser españoles y a mi juicio la única decente. ¿Qué significa esto? Significa la entrega absoluta, leal, de todas nuestras energías morales y físicas al país donde residimos, y la renuncia a peculiaridades adjetivas. (Fragmento de 'Cartas a un español emigrado, pdf')

- de 1965, EUSTERIO BUEY ALARIO, escritor español. Su primer libro de poemas fue "Cuesta arriba". Le siguió "Pámpanos y Margaritas". En 1940 algunos de sus poemas aparecen en la antología "Musa Redimida (Poesías de los presos de la Nueva España)". Publica la novela "Egloga", unos cuentos suyos aparecen en la antología "Los Noveles" (La novela de un novel y El último vuelo del alcotán). Incursionó en el teatro con "La Flor de la Sierra" y "El alma de una raza". En las antiguas colecciones de "Blanco y Negro", en su doble página poética, usó el seudónimo "Aurelio Bay". La Institución Tello Téllez de Meneses recopiló su obra poética en el volúmen póstumo: "Desde mi Remanso" (1969).
La luna blanca agoniza...                         El sol la llora, la llora
¡la luna se está muriendo!...                     con su vestidito nuevo...
En el viejo campanario,                           ¡En el cristal de la fuente      
vestidos de traje negro,                            se dan el último beso!...
entre la tarde y la noche                           Cuando nacía la aurora,
se columpian los vencejos,                      la luna blanca se ha muerto...
chillando versos de luto                           Castilla la está velando.
que ensayan para el entierro...                 Castilla la ofrece rezos
Suben, rectas, las alondras                       en romances de pastores
buscando rutas del cielo,                          y tonadas de labriegos...
y despiertan los rosales                            Por cortejar en el alba,
por formar en el cortejo...                        la luna blanca se ha muerto...
La blanca luna, refleja                             ¡En unas andas de espigas
sus resplandores postreros                       la llevan cuatro agosteros!
en el cristal de la fuente,                             ('Ha muerto la blanca luna', de Desde mi remanso, pdf)
que rima estrofas de duelo. 

- de 1994, ALFONSO FUENMAYOR, periodista y escritor colombiano nacido un 23 de marzo de 1915.
A mediados del siglo XX formó parte del Grupo de Barranquilla junto con los escritores Gabriel García Márquez, Álvaro Cepeda Samudio, Germán Vargas, y otras personalidades del arte y la sociedad costeña.
Fue director del Diario del Caribe desde finales de los años 1970 hasta 1983.
Algunas de sus crónicas y artículos sobre Barranquilla, publicados en este diario, y posteriormente reproducidas en el Magazín Dominical de El Espectador, le valieron el Premio Nacional de Periodismo en 1977.

Barranquilla, hecha al principio de paupérrimas chozas de paja, miserables, de pobreza apostólica, esperaba por muchos años, su entrada definitiva a la vida del mundo.
Baranoa, Galapa y Malambo eran aldeas donde primaba, como ocupación, la cría de ganado. Las poblaban rústicos pastores de vida patriarcal que leían la marcha del tiempo en el desvío nocturno de las estrellas altas y adivinaban la lluvia en el vuelo de las aves o en cierta intensidad melancólica de los ojos de las bestias que holgaban tranquilas en la abundancia de los prados.
No faltaba allí una música primitiva que en la desolación desamparada de los crepúsculos tratase vanamente de restañar la inmensa herida con que la tarde hiere el corazón del hombre y en que el cielo parece compadecerse de la humana criatura. El delgado flautín tocado más bien con las propias penas profundas, cuyo son todavía suena en las fiestas vernáculas, retenía sobre los párpados tristes la llegada del sueño que traería prendido en la despierta voz de los gallos, el regalo de otra aurora.
Eran tiempos casi bíblicos. Hombres y animales renovaban la hermandad clamada piadosamente por el de Asís. El nacimiento de un recental era tan alegre como el nacimiento de un niño. El primer balido de la pequeña bestia tan dulce y grato como la sonrisa de un niño que abre los brazos misteriosamente enmedio del día. (Fragmento de 'Génesis de Barranquilla' en La Estampa, pdf).

Fragmento
- de 2005, Rosa María ARANDA, escritora, poetisa, periodista y deportista española  nacida un 23 de enero de 1920.
En 1942, publicó Boda en el infierno, que fue adaptada cinematográficamente.
En 1950 su novela El grito, fue rechazada por la censura, tras lo cual no volvió a publicar novelas hasta 1983.
Ha recibido varios reconocimientos a su trabajo. Falleció a los 85 años.

Entre sus obras, las novelas Con los ojos vendados (1948), Medio millón y un piso (1949), Alguien en alguna parte (1983), Esta noche y todas las noches (1989) y las poéticas Tiempo de Cristal (1983) y Fiera solitaria (1988).  
 .
Gracias a mi madre, todos fuimos grandes lectores. Contábamos con la excelente biblioteca de mi abuelo Ambrosio Aranda, que tenía a Dante con los grabados de Doré, historias del papado, auténticos libros de coleccionista. Y además mi madre nos impulsaba a leer a Marañón, Unamuno y Valle-Inclán”. Rosa María nació en Zaragoza y de inmediato se trasladó a San Sebastián; antes casi de que se echase a andar, la familia fue reclamada en Madrid por “el imperio de maderas de Arturo Nicolás”. Allí, con el domicilio San Agustín 3, frente al Congreso de los Diputados, crecieron los vástagos de los Aranda. Rosa los enumera: Pilar, que se haría pintora de mérito y que se casaría con Francisco San José; Leonor, que atendía el negocio de Casa Aranda de artículos religiosos (casullas, capas pluviales...) de la calle Fuenclara; Virginia, que partiría a Caracas a montar el negocio en ultramar; Fernando, “que fue mi compañero de juego y era un genio: un contador de historias vividas que se atrevió a cruzar el Sahara con camiones llenos de bidés y retretes para las moras”; y Mari Luz, que se dedicó a sus labores y contrajo matrimonio con un excelente operador de cámara de cine. “Yo fui la cuarta chica y pensé a que me iban a tirar a la basura. No fue así y en Madrid fuimos muy felices.
 (Fragmento de “Paisajes internos. Anecdotario vital”)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?